OBJETIVO 2021: La mejor “venganza” es conseguir el éxito.

Sé que es una frase muy estoica. Pero estoy segura que has pensado muchas veces en cómo canalizar esa rabia y esas emociones destructivas que sientes a menudo.

Y aunque hayas elegido tu vida como separada, no me cabe duda que te preguntas a menudo cómo has llegado hasta aquí.

Porque nunca es como nos lo habíamos imaginado.

Sea cual sea tu situación. Sea elegida o forzada. Esa incertidumbre, ese miedo, la rabia y la frustración alimentan tus ganas de devolver el daño sufrido.

Dicen que la venganza es un plato que se sirve frio. Y yo digo que la venganza es un plato que nos comemos nosotras mismas.

Porque esos sentimientos destructivos son lastres que, aunque nos parezca que le va a doler al otro, en realidad somos nosotras quienes los cargamos.  

Te propongo un reto personal para este 2021: canalizar toda esta rabia que sientes y todas estas emociones destructivas: por alguien, por la situación que has vivido, por la vida, incluso por ti.

¿Cómo? Consiguiendo tu propio éxito.

“Convirtiendo el sufrimiento destructivo en sufrimiento productivo”.

Eso es justo lo que yo hice cuando estuve harta de sufrir por mi separación.

Pero ¿Qué es el éxito? 

Pues dependerá de a quien le preguntes, porque la definición que nos han vendido de éxito, la que se suele creer e imaginar socialmente, esta relacionada con tener dinero, tener un buen trabajo, una casa y una familia unida y bonita. Esta relacionada con el tener.

 

Si me lo preguntas a mi hace unos años te hubiera contestado probablemente algo parecido a esto.

 

Pero si me lo preguntas hoy te diré que para mi el éxito tiene que ver con el SER y el ESTAR y no con el tener.

 

Para mi, conseguir el éxito ha sido conseguir vivir tranquila.

Y la tranquilidad y la paz mental, para mi, son la puerta a la felicidad.

¿Y cómo he conseguido yo vivir tranquila?

Para empezar, siendo coherente entre lo que pienso y lo que quiero con lo que hago.

 Me di cuenta que no podría alcanzar la paz mental mientras no fuera capaz de gestionar mis emociones. Mientras estuviera viviendo con miedo y desolación. Por mucho que lo deseara no me sentí coherente y fiel a mis misma hasta que no comencé mi propio trabajo personal:

Aprendiendo herramientas de gestión y autorregulación emocional y desarrollando al máximo mi pensamiento critico para poder cuestionar todas mis creencias limitantes que me impedían avanzar en mi proceso de separación.

Querer ser feliz y querer tener tranquilidad y vivir como una victima de mis circunstancias, no son compatibles.

Poniendo foco en mi propio autocuidado. 

Comenzar a cuidar también mi cuerpo, implementar el deporte en mi vida, cambiar mi alimentación, incorporar hábitos y rutinas de buen descanso y relajación fueron vitales para conseguir el éxito.

Trabajando en la relación con el padre de mis hijos. 

Este es un tema clave para conseguir el éxito en la separación. Y para mí fue bastante complejo.  Requiere una gran labor de aceptación, aprender nuevas herramientas y técnicas y muchos cambios de patrones. Pero estoy segura que, por muy mal que te lleves, esa relación puede mejorar.

Aprendiendo a acompañar emocionalmente a mis hijos durante todo el proceso. 

Adquirir herramientas para acompañar su propio proceso de duelo. Para distinguir las conductas fruto de su proceso evolutivo o a consecuencia de la separación.

 

Después de aprender, fue necesario pasar a la acción para conseguir el éxito. 

Hay una afirmación que dice: “No midas el éxito de alguien por lo que dice que va a hacer, fíjate en sus acciones”. Conseguir el éxito para mi no consistió en hacer terapia una hora a la semana, ni realizar algunas formaciones.

 

Para conseguir el éxito, como ves, es necesario cambiar tu estilo de vida. Orquestar un conjunto de acciones y herramientas que te lleven a conseguirlo.

Se trata de alinear tu vida entre lo que quieres y lo que haces, en todas sus áreas.

 

Aplicando la perseverancia, el esfuerzo y mucha pero que mucha paciencia:

Los efectos de la motivación no son duraderos. Ni el de las duchas, por eso es recomendable ducharse todos los días.

Aprender herramientas, formarte y hacer terapia no te va a servir de nada si no pasas a la acción y sobretodo, si no perseveras y te esfuerzas en ello.

Conseguir el éxito después de tu separación es una carrera de fondo con obstáculos. Donde habrá días que lo consigas y otros que no, la clave esta en no desistir, ser paciente y confiar en el proceso, doloroso pero necesario a la vez.

 

Y una séptima y última clave que yo no pude aplicar porque no lo encontré por ningún lado.
“Si quieres ir rápido ve solo, si quieres llegar lejos ve acompañado”

Algo que eché muchísimo de menos fue sentirme acompañada en todo este camino hacia el éxito.

La falta de un guía, de un mentor que me aportara luz y me brindara apoyo y motivación.

Pero ahora sé, cuatro años después que así es como tenia que ser, tenia que hacerlo sola para después poder crear este bonito proyecto de acompañamiento a la separación para madres.

 

Sí hoy puedo decir que me siento una mujer exitosa. Y mi separación ha sido mi catalizador hacia ello.

Me encantará ser tu guía en este camino. 

Si tú quieres, te acompaño: