LOS “IMPRESCINDIBLES” EN EL CONVENIO DE SEPARACIÓN, SEGÚN NUESTRA EXPERIENCIA.

En la sesión grupal de la semana pasada y a raíz de las necesidades de una de las integrantes del grupo, establecimos cuáles son para nosotras los aspectos “imprescindibles” a la hora de redactar el convenio regulador de la separación.

Y es que, llegado el momento, hay veces que creemos tener algunas cosas claras, pero no nos damos cuenta de las consecuencias que puede tener a medio y largo plazo.

Como también personas que no tienen ni idea por donde empezar. Y qué es lo que hay que tener en cuenta a la hora de redactar el convenio.

Obviamente, válete siempre de la figura de una abogada de familia como @help.familia que te orientará de forma clara y teniendo en cuenta las leyes y las disposiciones jurídicas.

Pero mientras, te puede ser de ayuda esta lista que hemos elaborado entre 10 madres separadas que han pasado por la experiencia de redactar el convenio y, SOBRETODO, de VIVIRLO.

Hemos definido tanto aquellas situaciones o aspectos que en su momento no tuvimos en cuenta a la hora de definir el convenio regulador, y que más tarde hemos necesitado, como aquellos aspectos que en su momento “validamos y firmamos” y que ahora habríamos hecho diferente.

Antes de pasar a exponerte la lista de estos “imprescindibles” déjame decirte algo.

Si he extraído algún aprendizaje de mi propia experiencia y de las experiencias de muchas otras situaciones que he conocido, es que lo más importante cuando vamos a definir los puntos del convenio regulador es asegurarnos de no tomar decisiones desde  nuestras emociones disfuncionales.

Si no que debemos hacerlo desde la máxima neutralidad posible y pensando siempre en lo que va a resultar más beneficioso para los niños. Aunque, a priori, no nos guste.

Es evidente que cuando nos separamos a cada uno se le despiertan emociones diferentes que van desde la rabia a la culpa o al rencor. Todas ellas emociones disfuncionales.

Si yo tomo decisiones desde alguno de estos lugares, lo más probable es que sean decisiones que van girarse en mi contra a medio o a largo plazo.

Por lo tanto, mi punto de vista y mi mensaje respecto a este tema: antes de tomar una decisión, asegúrate que no lo haces desde ninguna emoción disfuncional. Y que actúas desde la máxima objetividad posible.

A menudo, sobre todo cuando pasamos por procesos complejos o conflictivo, ser objetivo también es muy complejo y es justo ahí cuando debemos buscar ayuda.

Por un lado, valernos de la figura del mediador y/o abogado que te nos aporte esa visión objetiva desde la legalidad

Y por otro lado a alguien que nos ayude a convertir esas emociones disfuncionales en aprendizajes constructivos.

Ahora sí, vamos con esos “imprescindibles”:

Lo hemos clasificado en DOS GRANDES ÁREAS:

ASPECTOS RELACIONADOS CON EL CUIDADO DE LOS NIÑOS:

1-     Definir el tipo de custodia. Hacerlo a medio y largo plazo. Convenio revisable. Porque hay veces que, aunque la custodia compartida puede resultar lo mejor para los niños, quizá la otra parte no la ha pedido o bien provoca muchas incomodidades para los niños. Por ejemplo en esas situaciones que los progenitores viven lejos y ese ir y venir para los niños resulta un factor que dificulta su adaptación y complica su vida: los niños tienen que madrugar mucho, hacer largos trayectos en coche, etc…

2-     Distribución de tiempo con los niños: algo que parece a priori tan obvio, se puede convertir en un autentico quebradero de cabeza.

Casos en que se ha optado por la compartida, estableciendo unos tiempos de estar con los niños que luego, a la práctica, no son posibles de cumplir por alguno de los progenitores.

3-   Distribución de las vacaciones (verano, navidad y semana santa): dejar muy claro con quién van a pasar esos días los niños, sobre todo los días más señalados. Porque si no, luego hay sorpresas y en consecuencia, conflictos.

4- Cómo vamos a organizarnos en las fechas señaladas (cumpleaños de los hijos y progenitores)

5- ¿Qué vamos a hacer cuando los niños estén enfermos? Se quedan en la casa donde estén hasta recuperarse o hacemos el cambio igualmente o valoramos según la gravedad del niño. 

¿Quién va a renunciar al Trabajo para cuidarles?

6-   Compartir o no fotos de los niños en las redes sociales. Incluso a nivel de familia extensa. 

7-     Llamadas y mensajes o enviar fotos cuando los niños están con el otro progenitor. Definir cuándo van a darse esas llamadas y en qué frecuencia.

8-    Visitas a abuelos, tíos y demás familiares. Definir cuando y en qué condiciones.

ASPECTOS RELACIONADOS CON EL TEMA ECONÓMICO:

  • Tipo de custodia y pensión compensatoria. Definir, lo más exhaustivamente posible los gastos en cuanto a la manutención y establecerlo por escrito.
  • Definir la contribución de cada uno respecto a la manutención y si establecerlo como revisable, para poder adaptar el convenio a los posibles cambios (perdida de empleo, situaciones especiales como ERTES, diferencias de sueldo, etc…)
  • No hacer concesiones que no son justas ni objetivas. Asi como tampoco reclamar lo que no es justo y objetivo. Y esto tiene mucho que ver con las interferencias emocionales que explicaba anteriormente.

Sentimientos como la culpa, puede llevarnos a hacer concesiones que realmente no tenemos por qué hacer.

O emociones como la rabia, nos pueden llevar a reclamar más de lo que es estrictamente necesario.

Espero que esta lista de “imprescindibles” te sirva para orientarte a la hora de definir tu convenio de separación. E insisto consulta siempre un mediador/abogado para tomar estas decisiones y recurre a terapia si te das cuenta que tus emociones pueden estar influyendo en esa toma de decisiones y no te sientes capaz de gestionar por ti misma.

Del mismo modo, si has pasado por esta situación y hay algún aspecto que crees que se puede incluir en estos imprescindibles, solamente tienes que decírmelo.