CÓMO RECUPERAR TU AUTOESTIMA DESPUÉS DE LA SEPARACIÓN

Me atrevería a decir que un 90% de las personas que hemos pasado por una separación, en algún momento hemos experimentado una falta de autoestima, tanto si nos han dejado, como si hemos sido nosotras quienes hemos roto la relación. Presentamos síntomas como:

  • Falta de autovaloración.
  • Dificultad para poner límites.
  • Sentimiento de inferioridad frente a quienes nos rodean.
  • Nos cuesta priorizar nuestras necesidades.
  • Cargamos a menudo con el malestar y las conductas de los demás…

En cualquier caso, encontrándonos en ese punto, solemos tomar dos caminos: nos quedamos donde estamos y continuamos viviendo en la queja, el victimismo, la incapacidad, la falta de respeto hacia nosotras mismas, etc…

O bien comenzamos un proceso de desarrollo personal y empoderamiento. En esa indagación solemos caer en la idea de creer que para recuperar nuestra autoestima tenemos que construirla. Como si comenzáramos la construcción de un castillo, poniendo una pieza encima de otra. Partiendo de la carencia, de la falta…como si fuéramos un vaso vacío que hay que llenar con acciones y cambios de conducta que nos lleven al empoderamiento:

  • Entonces comenzamos a hacer mil cosas: actividades que nos hagan salir de nuestra zona de confort, incorporamos  afirmaciones positivas, comenzamos a hacer deporte, etc…

Hacemos y hacemos para conseguir “TENER” una autoestima sana.

La verdad es que todas estas acciones están muy bien, y son necesarias para tomar las riendas de nuestra vida que nos llevaran al empoderamiento.

Pero esta construcción de la autoestima desde el HACER para el TENER, no servirá de nada si no nos damos cuenta que antes del HACER y el TENER, siempre es prioritaria el SER.

Construir desde el hacer nos va a llevar a tener un castillo sí, pero un castillo de arena, que al más mínimo contratiempo, va a derrumbarse de nuevo.

¿Te ha sucedido en algún momento de tu vida que todo parecía ir bien, te sentías fuerte y empoderada, pero que al aparecer una  adversidad te viniste abajo como un sufflé?

Es necesario que antes de tomar todas estas acciones de “empoderamiento” (básicas y necesarias), realicemos un trabajo de autoconocimiento a través del cuestionamiento de creencias.

La autoestima no es algo de lo que carezcamos, sino que es algo que todas tenemos puesto que forma parte de nuestro “SER”esencial. 

El problema es que la hemos cubierto con decenas y decenas de creencias a lo largo de nuestra vida, como si fueran capas de una cebolla que ocultan nuestra verdadera esencia. Creencias que nos han inculcado nuestros padres, la sociedad, las experiencias, las relaciones y que hemos asimilado como verdades absolutas.

Creencias sobre lo que pensamos sobre nosotras mismas. Sobre lo que creemos que los demás piensan de nosotras y creencias sobre los demás, sobre la vida y el mundo que nos rodea.

Sin ir más lejos, la creencia “la separación es un fracaso vital” que tanto he oido, nos lleva a sentirnos desgraciadas y culpables cuando nos separamos. Y estos sentimientos no hacen más que obstaculizar y ralentizar el proceso de duelo.

El escritor y conferenciante Alex Rovira dice: “No vivimos a la altura de nuestras capacidades, vivimos a la altura de nuestras creencias”.

Si vivimos creyendo que hay algo mal en nosotras, que no somos merecedoras de amor, que somos inferiores a los demás, etc…nunca vamos a vivir conforme a nuestro verdadera esencia ni como personas, ni como madres ni como mujeres.

Por lo tanto, la autoestima no es algo que debemos construir, sino algo que debemos recuperar o como me gusta llamarlo: “deconstruir”. La palabra deconstruir, se usa en filosofía como sinónimo de cuestionar o criticar.

Para que nuestra autoestima aflore es necesario comenzar un proceso de cuestionamiento de creencias, una a una, que nos permita desenterrar nuestro SER para luego HACER y llegar al TENER.

Y te preguntarás ¿CÓMO?

La buena noticia, es que con un simple proceso de reestructuración cognitiva puedes conseguir las herramientas necesarias para cambiar estas creencias que están limitando tu crecimiento y la construcción de una autoestima fuerte y sana. 

Tener una AUTOESTIMA SANA Y RESISTENTE es la clave para vivir con plenitud y hacer frente a las adversidades. 

¿Te gustaría iniciar este camino de cambio y autoconocimiento?

Para poder: 

– Relacionarte mejor contigo misma: tener seguridad en ti misma, respetarte y valorarte y desarrollar tu inteligencia emocional.

– Relacionarte mejor con los demás: aprender a poner límites y comunicarte con asertividad, para conseguir tus objetivos y defender tus necesidades. 

– Relacionarte mejor con el mundo: cambiar tu forma de pensar respecto aquellos pensamientos que obstaculizan tu camino hacia tu felicidad y tu paz mental. 

¿Te has preguntado qué modelo de vida quieres ofrecer a tus hijos?


Porque recuerda: ellos no aprenden lo que tú les dices. Los niños aprenden de lo que tú haces y de cómo te comportas (contigo misma, con los demás y con el mundo).

¿No crees que, sólo por esta razón, ya merece la pena intentar buscar el camino que te permitirá ser la mejor versión de ti misma?

Con muy pocas sesiones puedes conseguir un auténtico cambio en tu vida.

Contáctame y te explico cómo puedo acompañarte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *