¿CÓMO ESTAR SEGURA SI DEBES ROMPER TU RELACIÓN O POR EL CONTRARIO DEBES SEGUIR CON TU PAREJA?

5 acciones que puedes hacer para salir de dudas. 

“Antes de levantar un muro, me gustaría saber qué se queda a un lado y al otro”

Robert Frost

Renunciar a una relación cuesta. Sobretodo si no tienes claro que es exactamente eso lo que debes hacer.

A menudo diferentes circunstancias de la vida (perder el trabajo, una enfermedad, la monotonía del día a día, una infidelidad, etc..) nos llevan a plantearnos la separación definitiva, aún así es conveniente no tomar esta decisión en caliente y parar a reflexionar.

Para ello te recomiendo que lleves a cabo 5 acciones que te pueden ayudar a tomar la mejor decisión.

  1. Id a terapia juntos. Pídele a tu pareja que te acompañe al terapeuta. No hace falta que sea una eminencia, simplemente alguien que sepas que puede ayudaros a resolver la situación. Esa persona deberá ofreceros la oportunidad de compartir vuestros sentimientos y construir para vosotros un marco para el diálogo desde el respeto y la tolerancia.

  • Exprésale tus emociones y sentimientos con calma sin caer en la acusación y asumiendo tu parte de responsabilidad en el asunto. Al mismo tiempo ofrece a tu pareja un espacio para que también él pueda expresar los suyos y, en ningún caso, tampoco permitas que él te acuse o te menosprecie. Dándole la oportunidad para que él también asuma su parte de responsabilidad.

  • Pon de tu parte. Si tu pareja responde a tus frustraciones y demuestra con hechos (no palabras) que quiere mejorar y salvar la relación y te das cuenta que se lo toma en serio, correspóndele a sus esfuerzos con los tuyos e intenta darle una segunda oportunidad antes de decidir separarte.

  • Averigua que no tienes DEPENDENCIA EMOCIONAL hacia tu pareja.

Si te das cuenta y tu cabeza te dice que esa no es el tipo de persona con quien te gustaría compartir tu vida. Tiene o hace cosas que no te agradan, pero, aun así, no eres capaz de romper la relación, te aterroriza la simple idea de quedarte sola y no tenerle a tu lado.

Date cuenta que si esa persona ya no te corresponde, si no te quiere y no desea    seguir a tu lado (puede decírtelo o demostrártelo con sus acciones, dependerá de su nivel de madurez).

Entonces, tú vas e intentas convencerle de lo contrario y “te arrastras” suplicándole que no te deje. Haces cosas (o dejas de hacer cosas) que realmente están en contra o acorde a tus principios y valores para conseguir de manera desesperada gustarle. Pierdes tu dignidad. Te auto-saboteas de forma salvaje.

Este es un claro ejemplo de dependencia emocional. Sin duda debes romper cuanto antes la relación.

  • Asegúrate que NO sigues por los hijos. Como bien sabes los niños crecen y aprenden a través de sus modelos, en este caso sus padres.Desarrollarse en un ambiente donde hay discusiones, gritos, peleas, insultos. O, menosprecio, indiferencia, comentarios sarcásticos, manipulación, etc.. hará que los niños pasen el resto de su vida luchando contra estas vivencias, convirtiéndose en adultos inseguros, dependientes, sin autoestima o peor aún reproduciendo el modelo de sus padres en sus futuras relaciones.

Como te explicaba en el primer articulo de este blog, si de algo me he dado cuenta como madre separada en mis tres hijos, es que si yo estoy bien (en calma, contenta y liberada) ellos también lo están.

Por lo tanto, piensa en tu caso, cuál es la mejor situación para ellos.

Puede que después de llevar a cabo estas acciones tengas claro que tu mejor opción es la separación, pero la verdad es que estás muerta de miedo y no sabes ni por dónde empezar…

Tengo que decirte que hay una FORMA para afrontarlo y salir adelante fortalecida.  

¿Has tomado acciones, pero aún sigues con dudas?

Deja aquí tu comentario o pide una SESIÓN DE VALORACIÓN gratuita conmigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *