7 FORMAS DE RELACIONARTE CON EL PADRE DE TUS HIJOS SIN PERDER TU PAZ INTERIOR

“En cada conflicto, hay una oportunidad de aprendizaje”

Antes de que comiences a leer el artículo me gustaría hacerte una confesión: transitar y superar mi proceso de separación me ha hecho darme cuenta de muchísimas cosas. Cuestiones que, en este blog, te iré contando…

 

Una de ellas y, quizá de las más importantes, es que la separación me ha ayudado a descubrir que la relación más conflictiva que he tenido en toda mi vida no ha sido con el padre de mis hijos, ni con mis padres, ni siquiera con mis peores “enemigos”.

Sin duda, la relación más conflictiva, es la que he tenido y tengo conmigo misma.

Dicho esto, dicen que dos no se pelean si uno no quiere. Frente al conflicto siempre podemos decidir qué actitud tomar.

 

Nos guste o no, vamos a tener que establecer una relación con el padre de nuestros hijos, al menos hasta que estos sean mayores de edad.

 

No te voy a decir que debes ponerte de acuerdo con tu ex, pues si no lo hicisteis durante la relación, mucho menos lo podréis hacer ahora. Que por algo te separaste…

 

Pero sí que podemos decidir la manera en cómo nos comunicamos con él y cómo nos posicionamos frente a los conflictos que puedan surgir.

 

Ten en cuenta que una relación cordial va aportarte numerosos beneficios, para ti y para tus hijos. Trabaja duro para conseguirla.

 

Para ello, te propongo 7 claves que puedes aplicar cada vez que debas mantener algún tipo de interacción con tu ex, por el motivo que sea.

 

Son herramientas que puedes practicar y tomar como referencia en cada conversación, ya sea en persona, por correo electrónico o en un mensaje de whatssap. 

Incorpóralas como una rutina. Entrénalas como si de ir al gimnasio se tratara.

 

Sé muy exigente y disciplinada con esto, pues, te aseguro que te va ayudar a mantener tu calma interior y a transformar tu forma de ver y estar en el mundo.

 

Como habrás percibido, tener una vida sin conflictos con el padre de tus hijos, no va a ser tarea fácil.

Pero, sin duda, tomar consciencia de tu actitud y la forma en que te posicionas cada vez que te relacionas con tu ex te va a llevar al camino de la paz contigo misma.

La causa de tu malestar no es el padre de tus hijos, pues la causa de tu sufrimiento esta dentro de ti.

¿Qué podemos hacer?

1- HUYE DEL VICTIMISMO

Posicionándote como victima le estas dando poder a tu ex. Asume tu responsabilidad y toma consciencia que eres cómplice de la situación que tenéis y que, por tanto, tu también la has creado.

Puede que creas que tu ex tiene la culpa de todo y que el conflictivo es el. Pero ten en cuenta que las personas conflictivas no saben que lo son, es más, creen que los conflictivos son los demás.

Juega con la ventaja de esta toma de consciencia.

Es una batalla contra tu ego que, si consigues combatirla, tienes la victoria asegurada.  

Cada vez que interacciones con tu ex, posiciónate desde la humildad.

Si no puedes evitar el conflicto pregúntate ¿cuál es mi parte de responsabilidad? ¿De qué manera he participado en provocar este conflicto?

Cuando tengas la respuesta, grábate ese aprendizaje.

2- SE PROACTIVA

Cuestiónate lo que te dices a ti misma acerca de la situación antes de la conversación.

En cada comunicación con tu ex intervienen diversos factores, entre ellos, el concepto que tienes de él y el que tienes sobre ti.  

Es decir, lo que te dices a ti misma respecto a su forma de ser y actuar. Y también acerca de tu reacción: por ejemplo, si cada vez que tu ex te ataca llegas a sentirte culpable o insegura de tu forma de hacer las cosas. Eso significa que su comportamiento esta haciendo que modifiques tus creencias sobre ti misma y eso, no lo debes permitir.

Estoy segura que conoces a tu ex a la perfección. Sabes cómo va a reaccionar en cada situación e incluso lo que va a decir.

Aprovecha este hecho anticipándote a su comportamiento, de esta manera vas a conseguir neutralizarle y, al mismo tiempo, serás capaz de controlar la situación.

Si tú no reaccionas a los ataques de tu ex, él no tendrá motivos para contraatacar y ponerse a la defensiva. Estarás evitando el conflicto.

3- UTILIZA LA COMPASIÓN.

Entiende que él lo hace lo mejor que sabe. Las personas más conflictivas son las que más sufren y las más egocéntricas. Suelen tener una autoestima muy baja, camuflada de soberbia o narcisismo. Son personas que se creen por encima de los demás o que se sienten continuamente atacadas.

No lo culpes por sus errores. Se compasiva. Pregúntate de donde viene el padre de tus hijos. ¿Qué ha vivido? ¿Cómo ha sido su infancia? ¿Qué le lleva a tener esta actitud?

4- NO LE CULPES DE TU SUFRIMIENTO

Nadie puede hacerte sufrir sin tu consentimiento. Date cuenta que las personas que acostumbran a culpar a los demás, son personas que se sienten culpables de sus propias emociones. Para liberarte de la culpa y, por tanto, de culpar a tu ex, debes perdonarte primero a ti misma. Todos cometemos errores y, como ser humano, tienes derecho a equivocarte. También lo tiene el padre de tus hijos. Aunque te cueste aceptarlo.

Nadie puede salvarte. Nadie más que tú.

Para liberarte, necesitas asumir y aceptar tus propios errores y tus propias imperfecciones y también los suyos.

5- ELIMINA CUALQUIER EXPECTATIVA SOBRE EL PADRE DE TUS HIJOS

Renuncia a esperar nada de él. Cuando te enfrentes a cualquier interacción, convierte la situación en un momento neutro. Acepta la reacción de tu ex (sabes qué va a pasar) y no te lo tomes como algo personal. Recuerda en todo momento que es él quien esta sufriendo, aunque no te lo parezca.

6- NO LE CUENTES TODA LA VERDAD A TU EX.

No estoy diciendo que le mientas, pero si te das cuenta que no está preparado para asumir tu verdad, no le cuentes las cosas tal y como son. Es una herramienta para evitar el conflicto. Hazlo por ti, por él y por mantener la calma en la relación. Tarde o temprano, él tendrá que asumir las consecuencias de no aceptar la realidad.

7- NO INTENTES CAMBIARLE, ACÉPTALE TAL Y COMO ES. 

A cambio, céntrate en trabajar tus emociones, en las creencias que te despierta su comportamiento. Eso es lo único que realmente puedes cambiar y sin duda, es lo que te va a llevar al camino que andas buscando: el de tu paz interior.

Si tienes dificultades para aplicar algunas de estas claves y herramientas en la relación con el padre de tus hijos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *